Pautas de alimentación que ayudan al medio ambiente

Pautas de alimentación que ayudan al medio ambiente

Pautas de alimentación que ayudan al medio ambiente 1036 691 ZFAS IVECO

Iveco ZFAS y Smiles Around The World

ASESORAMIENTO NUTRICIONAL 2

EMPIEZA A CAMBIAR TU ALIMENTACIÓN

Ya hace un tiempo que las palabras Healthy Food y Green World se ha acomodado en nuestro vocabulario diario. Si pensamos en las pequeñas cosas que podemos hacer para mejorar el mundo en el que vivimos, posiblemente se nos ocurran iniciativas como:

  1. No malgastar el agua.
  2. Reciclar los residuos que generamos.
  3. Utilizar el transporte público, caminar o ir en bicicleta.

Y en nuestras comidas, ¿podemos ayudar al medio ambiente? La respuesta, por supuesto es SI, y hoy vamos a explicar la relación entre medio ambiente y alimentación, y cómo nosotros, desde nuestras casas, podemos contribuir a vivir en un mundo más sostenible.

Como casi todos sabemos, los gases de efecto invernadero (GEI) juegan un papel relevante en la lucha contra el cambio climático. Tenemos que saber que, el 25% de la emisión de gases de efecto invernadero provienen de la ganadería intensiva (por culpa de los pesticidas de la producción intensiva, el metano de los rumiantes, los purines de los cerdos, por poner algunos ejemplos).

Por lo tanto, podríamos disminuir los GEI si consumiéramos MENOS CARNE. Así de sencillo, así de eficaz. Actualmente se consume una media de 224g de proteína al día la cual deberíamos disminuir a 70g diarios. Si tenemos en cuenta que estamos acostumbrados a comer raciones de entre 100 y 150g, esto se traduce a que deberíamos CONSUMIR SOLO 3 VECES A LA SEMANA. 

Presumimos de seguir una DIETA MEDITERRANEA, cuando hace ya mucho tiempo que nos hemos alejado de ella. La dieta mediterránea original (por así decirlo) se basaba en un alto consumo de verduras y hortalizas, frutas, frutos secos, cereales integrales, legumbres, huevos y derivados lácteos. Pocas veces se consumía carne, y cuando se disponía de ella, se utilizaba como “aderezo”, en estofados o guisos. Nunca era el plato principal, y mucho menos se consumía 2 veces al día.

La clave se basa en consumir más alimentos de origen vegetal y menos de origen animal, aunque no os pido que renunciéis a ellos, si no queréis.

Y ahora viene la pregunta que muchos de vosotros estaréis pensando:

¿Y SI NO COMO CARNE, ME FALTARÁ PROTEÍNA?

La respuesta es un NO rotundo. Las dietas ovolactovegetarianas, que es el tipo de dieta que os propongo para ayudar al medio ambiente, son equilibradas nutricionalmente siempre que te asesores con un profesional, de la misma manera que una dieta “omnívora” (cuando comes de todo) sólo será equilibrada si te asesoras con un dietista-nutricionista.

LA PROTEÍNA LA OBTENEMOS FÁCILMENTE:

  1. Legumbres
  2. Cereales integrales y algún derivado lácteo
  3. Frutos secos
  4. Huevos

Es muy fácil cubrir las necesidades de proteína, de la misma forma que tampoco hay que preocuparse por el hierro, el calcio o el omega 3, pero este tema lo trataremos otro día más a fondo.

Una vez leído el artículo, te animo a que empieces a hacer pequeños cambios en tu alimentación, por ejemplo, puedes sumarte a la iniciativa “los lunes sin carne”.

¡Feliz semana a tod@s!

Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
Hola 👋!
¿En qué podemos ayudarte?