Asesoramiento nutricional

Asesoramiento nutricional

Asesoramiento nutricional 990 626 ZFAS IVECO

Si pudieras hablar con tu cuerpo, ¿qué crees que te diría?

¿Estaría feliz con lo que le das de comer? ¿Estaría satisfecho con la actividad física que haces?

Aunque muchas veces no le escuchamos, nuestro cuerpo nos habla, nos da señales y nuestra gran labor es aprender a identificarlas y corregirlas.

Cuando nos sentimos demasiado cansados y notamos que nos falta energía casi de forma literal, cuando acabamos de comer y seguimos teniendo sensación de apetito o cuando nuestro sistema digestivo es demasiado irregular.

Todas estas señales nos indican que nos estamos alimentando de forma inadecuada, y no os culpo, ya que con tanta información que recibimos sobre alimentación y nutrición es difícil saber qué es lo que nos conviene.

Aunque cada uno tiene sus peculiaridades y su contexto de vida, y normalmente no me gusta generalizar, si es cierto que existen ciertas verdades sobre alimentación que hoy quiero compartir con todos vosotros.

Vamos a hablar sobre mitos nutricionales que ya hace demasiado tiempo que perduran y ya va siendo hora que los pongamos en su sitio:

1. No hay que pasarse con la fruta. FALSO.

La fruta es una excelente elección a cualquier hora del día y apta para todos los públicos. Nos aporta energía, agua, fibra y por supuesto vitaminas y antioxidantes. Es un recuperador después del ejercicio o un tratamiento antiaging a precio de plátano, uva, sandía o melón.

2. Tenemos que limitar la ingesta de cereales. FALSO.

Lo que tenemos que tener en cuenta es consumirlos en su forma integral, ya sea arroz, pasta o pan. Por una parte, al tener un contenido en fibra y proteína superior a las harinas refinadas, nos saciará más y nos permite comer menos cantidad. Por otro lado, la fibra que lleva actúa como secuestrador de las grasas impidiendo su absorción y metabolización, y enlentece la absorción de glucosa. Conclusión, grandes beneficios sobre el colesterol y el azúcar en sangre.

3. Bebe al menos 1,5L de agua al día. FALSO.

Cada persona tiene sus necesidades en función de la actividad física, tipo de trabajo, condiciones climáticas, etc. Hay quien necesitará más y quien menos, lo importante es no llegar a tener la sensación de sed, porque cuando ésta aparece nos indica que nuestro cuerpo esta empezando a deshidratarse.

4. Los lácteos mejor desnatados. FALSO.

La diferencia calórica es bajísima ya que a los productos desnatados les quitan las grasas, pero les añaden azucares, con lo cual el resultado final es poco interesante, y al bajar la cantidad de grasas nos sacia menos y es posible que acabemos comiendo más. A no ser que tus niveles de colesterol sean más altos de lo aconsejable, no hay ninguna razón por escoger las formas desnatadas.

5. No es bueno picar entre horas. FALSO.

El concepto “picar” lleva una connotación negativa y no tiene porque ser así. Las horas entre el desayuno y la comida o entre la comida y la cena a veces se nos hacen largas y si no hemos comido de forma adecuada nos entra el apetito. ¿Podemos picar? ¡Sí! ¿Podemos picar cualquier cosa? ¡No! La fruta es una buena opción, los frutos secos, chips de verduras, unos palitos de zanahoria con hummus de garbanzo o una tostada con aguacate y tomate son ejemplos fáciles, ricos y saludables que puedes empezar a incorporar.

En alimentación y nutrición (igual como tantas cosas en la vida), hay que usar más el sentido común, aunque muchas veces es el menos común de todos los sentidos.

¡Feliz semana a tod@s!

Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
Hola 👋!
¿En qué podemos ayudarte?